Shiatsu

Nacido en China, pasó a Japón, donde se formó como cuerpo de doctrina.

Los términos shi y atsu se utilizan para designar los vocablos dedo y presión en japonés. Por lo tanto, designa todo trabajo realizado con la presión del dedo en general y se usa más concretamente para el masaje especial que nos ocupa. En este caso concreto se utiliza esa presión sobre puntos especiales, específicamente determinados, denominados tsubo que están situados bajo la piel y el sistema muscular.

El objetivo de este trabajo es lograr el alivio de los dolores, tensión, fatiga y en general padecimiento y síntomas de algunas enfermedades.

Como todo cuerpo de doctrina se sigue un camino concreto, no es una panacea, pero sí es un sistema muy elaborado de masaje que resulta muy eficaz en el asma, estreñimiento, agotamiento, hiper e hipotensión, diarreas, epilepsias, dolores y problemas ginecológicos y genitourinarios, neuralgias, insomnios, vértigos, frigidez, hemorroides, mareos, resfriados, catarros, migrañas, etc.

Su acción se realiza poniendo en acción la energía bloqueada a lo largo de los meridianos de acupuntura, y se realiza sobre los puntos más dolores de lo normal, que puede incrementarse al principio pero que desaparece a medida que la circulación energética se restablece.

El tsubo puede estar muy alejada del lugar del mal, lo que explica que a veces un dolor de una extremidad pueda ser aliviado y/o curado desde un punto alejado del mismo, debido a que el meridiano une entre si órganos vitales diferentes.

Los tsubos clásicos son alrededor de 360 situados situados a lo largo de los 14 meridianos principales, aunque a veces se utilizan algunos de los meridianos extraños. En general se usan alrededor de 70 por ser los más eficaces a la presión.

Como todas las técnicas desarrolladas a lo largo de siglos (y ésta cuenta con unos 3.000 años como mínimo), su función principal no es curar enfermedades, sino mantener el cuerpo en estado de salud y vitalidad armónica, que se traduce en mayor robustez general, y fortalecimiento frente a las enfermedades. Es decir, se utilzaba sobre todo como medicina preventiva, ese término hoy tan en boga que pretende ser un invento moderno.

Esta acción está basada en la filosofía oriental del Yin (negativa, femenino, pasivo) y el Yang (positivo, masculino, activo). Estos términos no designan jamás una contradicción o lucha, sino un complemento absolutamente necesario que da lugar a la armonía cuando se permite que ambos actúen por su cuenta.

Los orientales entienden al ser humano como un microcosmos, es decir, una representación en miniatura del macrocosmos y que por lo tanto, debe seguir las leyes naturales sui quiere conservar la salud, tratando todo el organismo y no una parte, ya que está sometido a los cinco elementos clásicos constituyentes del cosmos (madera, metal, agua, fuego, tierra) y que son el origen y punto final de cada uno entre si.

Hay seis órganos Yang y seis Yin, siempre trabajan cada uno de ellos con un complemento, imprescindible en cualquier sistema, tales como una correcta dieta alimenticia, ejercicio físico y respiración adecuada, temas todos ellos que deben ser aprendidos al mismo tiempo si queremos que el sistema no tenga fallos que lo invaliden a los ojos de los profanos.

shiatsuCada meridiano deriva su nombre del órgano o función que le une a la corriente de energía. Los Yang arrancan de la parte superior de la cabeza, rostro o puntas de los dedos de las manos y bajan hasta el suelo o se quedan en el tronco. Los Yin arrancan de los pies y del centro del cuerpo y suben a la cabeza o los dedos de las manos. La parte frontal del cuerpo es Yin y la espalda es Yang. Los seis órganos Yang son el intestino grueso, estómago, intestino delgado, vejiga, triple calentador y vesícula biliar, y los seis Yin son el pulmón, bazo, riñón, corazón, hígado y constrictor del corazón (que sirve para la regulación de la sangre). Finalmente hay dos meridianos conductores, el de la Concepción (Yin) y el Regulador (Yang), que regulan el flujo energético y coordinan su actividad.

Cada meridiano tiene a lo largo del día un momento ideal, pero no es compatible generalmente con el trabajo a efectuar. (No parece razonable ni para el masajista ni para el paciente que le citen a las tres de la madrugada, por ejemplo).

La localización de los tsubos se hace generalmente utilizando referencias anatómicas, pero también hay algunos «trucos» que permiten encontrarlos con cierta rapidez y eficacia. No obstante, existen aparatos detectores de esos puntos, pero tienen el inconveniente de que el desarrollo de la sensibilidad de los dedos queda obviada, pero con ello también se impide la comunicación y conocimiento de otras personas que nos permitan a su vez un desarrollo interior. (Como un inciso que puede ser aplicado a cualquier técnica no debemos olvidar que el masaje es un sistema de comunicación a nivel no verbal, pero igualmente eficaz y a veces incluso más). Por otra parte, la comunicación resulta imprescindible y los sentimientos positivos (afectos, amor, deseo de ayudar, etc.) son altamente positivos.

En la práctica hay algunas consideraciones que deben ser tenidas en cuenta a parte de una habitación caliente, ambiente relajado, etc., comunes a todos los sistemas de masaje.

- Conocimiento de todos los tsubos y de la presión a ejercer sobre cada uno de ellos.
- Camilla (o suelo, alfombra, etc.).
- Si el masaje se hace de espalda, colocar al paciente boca abajo sin almohadones, los brazos a lo largo del cuerpo, la cabeza vuelta a un lado y el pecho pegado al suelo.
- Si el masaje es en la zona frontal, colocar al paciente de espaldas, los brazos estirados a lo largo del cuerpo con almohadilla bajo la cabeza.
- Respiración de ambos (paciente y masajista) relajada.
- Presionar en la espiración.
- Un masaje diario.
- Treinta minutos por sesión.
- Descanso de diez minutos al final dejando al paciente solo.
- Usar el pulpejo del dedo.
- Si la presión es en la espalda durará entre 5 y 7 segundos.
- Si la presión es en la parte frontal durará entre 3 y 5 segundos.

Las precauciones a tener en cuenta son pocas pero muy importantes:

- No aplicar sin diagnóstico previo.
- No aplicar si hay hambre o se acaba de comer. - No aplicar si se está muy fatigado o con el corazón palpitante.
- No aplicar en caso de enfermedades contagiosas, dolencia cardiaca o cáncer.

Las técnicas generales son variantes de presión:
- Presión lenta con el dedo y soltar también lentamente.
- Presión brusca y aflojar de golpe.
- Presión con la palma de la mano.
- Presión con el índice reforzado con el corazón.
- Presión con dos dedos juntos (generalmente índice y corazón).

Existen técnicas especiales que se hacen con la mano en forma de cuenco, estirando y apretando los músculos, percutiendo con el puño, con el dorso de los dedos, etc.

En cualquier caso debe quedar muy claro en la mente del estudiante que la función principal de este masaje es poner al hombre en armonía con el cosmos, lo que indefectiblemente da origen a la salud.

<- Volver

© 2016 FEMALT™ Todos los derechos reservados. | Design by CDI