Terapia Herbal

Generalidades.

La fitoterapia china, junto a la acupuntura, son los dos pilares básicos de la medicina oriental.

La hierba china.

Hay un sinfín de remedios más de seis mil-, que son extraídos del mundo natural, tanto vegetales como animales así como, en menor número, del reino mineral. Entre los tres forman el mundo de "las hierbas simples" y a su vez, cada uno de estos remedios simples pueden ser sometidos a distintos tratamientos y diferentes formas de preparación tradicionales para conseguir unas características determinadas.

El estudio pormenorizado de cada hierba, atendiendo sobre todo a su "vida biológica" dentro del cuerpo, es decir profundo estudio de las características biológicas de cada una de las hierbas simples es lo que los remedios orientales aportan al legado de la medicina natural universal.

Descripción de cada sustancia.

Cada sustancia se describe, dentro de las reglas tradicionales de la fitoterapia china, según cuatro características:

1.- Naturaleza, energía: hierba caliente hierba fría hierba templada hierba fresca

2.- Sabor: cinco sabores.

- Picante: las hierbas con sabor picante dispersan, estimulan la circulación de la energía, tonifican la energía. También pueden eliminar las obstrucciones de energía.
- Dulce: las hierbas con sabor dulce tonifican el sistema digestivo. Tonifican las deficiencias. Hidratan y humedecen. Regulan las mezclas de hierbas

- Ácido: las hierbas con sabor ácido - y también las sabor áspero- son astringentes, es decir, frenan los escapes.
- Amargo: las hierbas de sabor amargo son purgantes, es decir, laxantes, dispersante o eliminadoras. También son secantes. Tonifican el Yin. Salado: Son laxantes y emolientes -que rompen-.
- Un sexto sabor sería el insípido, que da, en general, características diuréticas.

3.- Dirección. Hay cuatro direcciones: ascendente, descendente, centrífuga, y centrípeta. Cada hierba puede tener alguna de estas características direccionales.

4.- Relación -tropismo- con los órganos y meridianos.

Cada hierba busca y se introduce en un meridianos-o más- y de aquí irá al órgano a tratar.

La fórmula china.

Juntando las hierbas simples obtenemos las fórmulas herbales, preparadas de forma artesanal y tradicional, y atendiendo a lo que los maestros antiguos dictaron.

Las primeras formulas herbales datan del siglo VI Antes de Cristo, fórmulas muy básicas que fueron siendo enriquecidas y depuradas por los maestros de cada época. Hoy, tras siglos de vida de las mismas, siguen siendo usadas tal cual y también con añadidos y variaciones, si bien la base sigue siendo la misma.

La belleza de las fórmulas, su sentido tradicional dentro del mundo de la medicina oriental, su sabiduría y experiencia nos ha quedado como legado de una medicina ancestral que, por supuesto, hoy sigue funcionando, quizás más aún, ya que son los remedios naturales lo mejor para la vida artificial moderna.

Los síndromes y los síntomas

Los síntomas y a la persona con sus síntomas.

Al mezclar dos componentes herbales nace una fórmula que añade algo nuevo a los dos ingredientes iniciales. La nueva formula original aporta cualidades y multiplica la acción de cada uno de los componentes.

Cuando utilizamos una combinación herbal, tenemos ante nosotros una formula única y personal para tratar afecciones determinadas. Esta variará cuando la persona y los síntomas cambien. Es muy fácil ver a un herbalista que, en la misma fórmula. original, cambia alguno o varios ingredientes teniendo en cuenta la persona, la naturaleza del síntoma y también, según trascurren los diferentes estadíos de la enfermedad, y evoluciona la enfermedad agrega o elimina una o varias hierbas. En esto difiere sustancialmente con otras terapias que usan un a sustancia para un síntoma sea cual sea la persona o condición.

Clasificación de las formulas.

Existe una clasificación de las fórmulas chinas atendiendo a los efectos de las mismas:

Formulas que dispersan el exterior.
- Que aclaran el calor.

- Purgadoras, eliminadoras.

- Que armonizan.

- Que tratan la sequedad.

- Que expulsan la humedad.

- Que calientan el interior frío.

- Que tonifican.

- Que regulan la energía.

- Que refuerzan la sangre.

- Que contienen las hemorragias.

- Que estabilizan, preservan y atan (astringentes).

- Que calman el espíritu.

- Que expulsan el viento.

- Que abren los orificios.

- Que tratan la flema.

- Que promueven el sistema digestivo, eliminan los estancamientos de comida.

- Que expelen los parásitos.

- Para abscesos, forúnculos y tópicas.

¿Cómo hacer una fórmula?

El fitoterapeuta debe considerar la cualidad y energía de cada una de las plantas; a su vez debe diagnosticar con toda precisión al paciente: estado energético, cualidad de los síntomas y nivel de profundidad de la enfermedad.

Hay formulas patentadas, para síndromes globales, que , si bien son específicas, lo son menos.

Hay formulas magistrales antiguas, que guardan toda la tradición de una formula bien hecha por un gran maestro, y tan buena como para durar varios cientos de años, hasta hoy, sin cambiar.

Hay formulas más personales, que combinan las formulas magistrales antiguas con el toque personal de cada profesional, y a la vez diferentes según los síntomas, síndrome y características del paciente.

El número de ingredientes es muy variable, entre 2 y 25-30; si bien lo usual está entre 4 a 12 ingredientes o hierbas básicas.

Los ingredientes cumplen cada uno de ellos con una función:

- Ingrediente "jefe": es el principal de la mezcla, indispensable para el efecto de la formula, escogido por su sabor, naturaleza, especificidad, tropismo, etc.. Ingrediente "diputado": ayuda al anterior, refuerza las acciones de éste, a veces le modera o le quita toxicidad. Ingrediente mensajero: concentra los efectos en la zona a tratar; armoniza los ingredientes.

- Ingrediente asistente o ayudante: ayuda al emperador o jefe y/o al ministro reforzando o especializando los efectos de aquellos. Modera los efectos no deseables de los anteriores y trata aspectos menos importantes de aquellos. Es el ayudante.

Los métodos terapéuticos.

Según la tradición médica oriental en el capítulo de las hierbas existen al menos ocho métodos terapéuticos básicos:

- Sudorificación
- Vomificación
- Purgación.
- Regulación.
- Calorificación.
- Refrescamiento.
- Dispersión.
- Tonificación.

Ejemplo de una fórmula. Gui zhi tang ( decocción de canela)

Ingredientes:

- Ramulus Cinnamomi Cassiae (gui zhi) . 9 gr.

- Radix Paeoniae (shao yao) . 9gr.

- Rhizoma Zingiberis oficinalis Recens . 9gr.

- Fructus Zizyphi Jujubae (da zao) .

- 12 piezas Radix glycyrrhizae Uralensis (Zhi gan Cao) . 6gr.

Esta es una de las principales formulas para tratar condiciones donde la energía protectiva es incapaz de salvaguardar el exterior del cuerpo, y a su vez la. energía nutritiva es incapaz de nutrir y estabilizar el interior. Es una condición de debilidad del cuerpo y por ello pueden aparecer síntomas y enfermedades, como infecciones del aparato respiratorio superior, gripe, catarros frecuentes, fiebre postparto, rinitis alérgica y otras condiciones en las que predomina el frío interior.

La hierba jefe, =ramulus cinnamomi=, en castellano canela, es una hierba dulce, picante y caliente, con afinidad por los meridianos del pulmón, corazón y vejiga. Tiene la función biológica, al mismo tiempo, de calentar los canales o meridianos, dispersando el frío. Al estar en la formula junto a Radix paeoniae, hierba diputado que beneficia el Yin y contiene a la energía nutritiva, juntos hacen que la energía protectora aumente y así disperse las influencias patogénicas mientras refuerza la energía nutritiva.

El jengibre es uno de los asistentes y ayuda al jefe a liberar el exterior, haciendo que la piel sude al abrir los poros y también trata los síntomas digestivos que conlleva la debilidad y el frío. F. Zizipi ayuda al diputado, junto con el resto de sustancias asistentes que benefician al bazo, tonificando así la energía corporal.

 

 

<-Volver

© 2016 FEMALT™ Todos los derechos reservados. | Design by CDI