Yoga


De la web colaboradora http://www.yoga-vasudeva.org

Imagen de hombre haciendo yogaLa práctica de todas las formas de Yoga, se pueden resumir en estos ocho estados o pasos:

- YAMA: Normas de ética. - NI YAMA:: La propia purificación por disciplina.
- ASANAS: posturas que reducen la fatiga, fortalecen los músculos, disciplinan la mente, dan vitalidad, agilidad y esbeltez al cuerpo y regulan y estimulan las glándulas.
- PRANAYAMA: Control del ritmo respiratorio y de la energía vital.
- PRATYAHARA: Emancipación de la mente por medio del dominio de los sentidos.
- DHARANA: Concentración.
- DHYANA: Meditación.
- SAMADHI: Estado de superconciencia, en el cual el individuo practicante se unifica con el objeto de la meditación.

A los tres primeros estados se los llama de encuesta o estudio exterior. A los tres siguientes se los denomina de estudio exterior o de la mente. A los dos últimos estados se los llama de estudio del alma o estado de realización. La práctica de Yoga en su senda hacia la perfección pasa por un conocimiento esencial que todos nosotros debemos tener, como es el de saber que cada individuo sólo es responsable de sus actos y omisiones y jamás puede eximirse de esta responsabilidad. Nuestro único juez es nuestra propia conciencia. Debiendo actuar de acuerdo a ella en cualquier circunstancia. Debemos ser conscientes en todo momento de nuestras vidas, que nosotros somos quienes distribuimos nuestra propia felicidad, desgracia, grandeza o miseria. Si se quiere ser un sincero practicante y estudiante de Yoga, se debe tener presente que éste es un camino, donde es tan importante el medio como el fin. Con esta idea transita el sendero de Yoga.

De lo expuesto anteriormente, podemos deducir que Yoga, a través de sus ocho estados o pasos nos proporciona con su filosofía, unas pautas de conocimiento, en las cuales el individuo, después de hacer un profundo estudio de sí mismo y de su entorno, trata de encontrar una forma de vida en armonía y tranquilidad, primero interiormente y luego en su adaptabilidad con las circunstancias que lo rodean. Para intentar comprender un poco el hecho explicado anteriormente, el de que cada individuo es el que se reparte a sí mismo, la felicidad o infelicidad, vamos a tomar como ejemplo algo que nos afecta a todos, como es el paso del tiempo. Se dice en Yoga que el tiempo es cambio continuo, esto lo podemos comprobar con los efectos que al cabo de los años se producen, tanto en el cuerpo, como en las modas, en la construcción de las ciudades y en todo cuanto nos rodea. De la sabiduría con que el individuo asimila estos cambios y pueda servirse del aprendizaje que le da el hecho de vivir, podrá llevar una vida con mayor poder de autocontrol o equilibrio.

Imagen de mujer haciendo yoga en la playaPara que todos estos cambios no afecten negativamente al ser humano, Yoga propugna una vuelta a la naturaleza interior del individuo como fuente de autoconocimiento, salud y equilibrio, tanto en forma física como mental y espiritual. Sobre este punto serán los artículos siguientes, que titularemos Yoga y Salud, para explicar así los beneficios que esta disciplina oriental puede proporcionar en este aspecto.

Hemos hecho referencia, a algunas formas de teoría para alcanzar, al menos relativamente, un estado de armonía mental. Si tenemos en cuenta que la búsqueda de una existencia en equilibrio o armonía, es algo por lo que el ser humano lucha desde sus inicios, pero que pocas veces alcanza de forma duradera, se hace más importante tratar de poner en práctica algunos conceptos divulgados a través del Yoga.

Comencemos por observar la vida en un plano físico o material. Todos sabemos que un exceso de actividad o de reposo, no es bueno para el cuerpo, lo mismo que el exceso de alimentos o prolongar sistemáticamente los ayunos, el exceso de sueño o de vigilia, etc. Si se busca un equilibrio en todas las actividades realizadas por el cuerpo, automáticamente se libera a la mente de una serie de trastornos o tensiones. Por ejemplo: si físicamente no cometemos ningún tipo de exceso, la mente no se deja arrastrar por los sentidos hacia la gula, o el deseo de acumular cosas aunque sean superfluas. Si se puede dominar, al menos, hasta cierto punto, el deseo de poseer un sinnúmero de cosas materiales, que muchas veces se tienen más para presumir que por necesidad, también se pueden empezar a dominar algunos de nuestros instintos y emociones. Si no comenzamos una carrera por poseer en exceso cosas materiales, tampoco entramos en el juego que de ellas derivan, como el miedo a perderlas o a cambiar nuestra posición. También desaparecen al menos en parte sentimientos como la envidia, la soberbia, o los celos, que pueden aparecer al compararnos con quienes nos rodean. Todo esto que bien mirado tampoco es tan difícil de realizar, trae hasta la mente un estado de calma o quietud, que compensa el esfuerzo que se realiza para dominar los sentidos, las emociones y la mente en sí misma. Si al transitar por el camino elegido por cada uno, nos preocupamos por mirar siempre hacia nuestro interior, a lo mas profundo de nuestro ser, haciendo continuamente un análisis de nosotros mismos, dejaríamos de juzgar a los demás, alcanzando así una existencia mucho más positiva y armoniosa.

Imagen de mujeres haciendo yogaEn Yoga, se toma al cuerpo como vehículo hacia la perfección y como tal, la influencia que éste ejerce sobre la mente. También se sabe la importancia que tiene el poder ejercer un control sobre la mente. Para esto último es necesario hacer un estudio sobre la misma y a partir de ahí, prestar atención a las actitudes que se adoptan a través del pensamiento. Trataremos de analizar sobre este último aspecto, cómo pueden actuar algunas fluctuaciones mentales como elemento de dispersión del pensamiento.

Se sabe que la mente elabora los pensamientos a partir del nombre y la forma de las cosas, por ejemplo: si pensamos en viajar a una ciudad, equis, automáticamente nos imaginamos la forma de la misma, sus paisajes, etc. Ahora, y tomando como base el ejemplo anterior, podemos estudiar algunos elementos de dispersión, que intervienen como impedimento para un razonamiento correcto.

Entre otros, vamos a nombrar los siguientes elementos de dispersión: conocimientos falsos, exceso de sueño (desatención voluntaria), exceso de imaginación (fantasía), identificación con el pasado... etc. Al hecho de apoyar a cualquier razonamiento sobre alguno de los factores citados, se le llama en RAYA YOGA, conocimiento erróneo o que ata. Si tenemos en cuenta que se le llama Yoga a una serie de técnicas que tienen como fin la emancipación del EGO, se puede deducir, que se dice que un conocimiento ata o sujeta, cuando no deja que el ser humano evolucione hacia un plano de vida más espiritual o de conciencia superior. Este estado de conciencia más elevado, comienza a producirse cuando el individuo practicante puede desterrar aunque sea en parte, el exagerado sentimiento de individualidad (yo y mío), y se identifica más con una forma de existencia más universal.

Cuando la mente actúa como un tamiz para nuestros sentimientos, éstos se reparten un poco mas entre todos quienes nos rodean, evitándose así, gran parte de sentimientos tan negativos como los celos, envidia, cólera, avaricia, etc.

Profesora de yoga formada en VASUDEVA y titulada por FEMALT

Para más información visitar http://www.yoga-vasudeva.org

 

<- Volver

© 2016 FEMALT™ Todos los derechos reservados. | Design by CDI